Preguntas frecuentes (FAQ)

Selecciona la temática de las preguntas más frecuentes….

A los cuatro años. Creemos que a esta edad ya podemos establecer con ellos una buena comunicación, y si hay alguna caries podemos trabajar en boca sin problemas.

Antes de esta edad es complicado y sólo si hay algún traumatismo, lamentablemente bastante frecuente, nos vemos obligados a actuar.

Una vez hecha esta primera visita, es conveniente verles periódicamente cada seis meses para controlar los cambios de dentición de leche a permanentes, la aparición de caries y los problemas ortodónticos que se presenten.

Algunas correcciones de ortodoncia son necesarias realizarlas entre los 3 a 5 años de edad, pero normalmente los niños deberían visitar a un ortodoncista en el momento que los dientes permanentes empiezan a salir a fin de detectar cualquier deficiencia en la formación de los dientes del niño. Esto es usualmente entre 7 y 10 años de edad. Los adultos deben visitar a un ortodoncista para mejorar la apariencia de su sonrisa y su salud dental en general en cualquier momento. Nunca es demasiado tarde para tener una sonrisa hermosa!

Los brackets no suelen hacer daño, sin embargo, puedes  sentir un poco de molestias durante un par de días en tus dientes, encías y mejillas hasta que la boca se acostumbre a tus nuevos aparatos.

Ha habido algunos avances fantásticos en la ortodoncia moderna para que el tratamiento sea mucho más cómodo para los pacientes. En la actualidad hay brackets más pequeños, más lisos y arcos más suaves, que proporcionan un mayor confort.

El tratamiento puede durar de 18 a 30 meses, aunque esto puede variar dependiendo individualmente de cada caso. Tu cooperación en asistir a las citas programadas de ortodoncia, el mantenimiento de una correcta higiene dental y el cuidado de tus brackets, te puede permitir terminar tu tratamiento de ortodoncia en el tiempo previsto.

Los honorarios de la ortodoncia dependen de la complejidad del caso, la edad del paciente, el tipo de aparatos utilizados y la duración estimada del tratamiento. Dado que cada caso es diferente, una visita a la clínica para un examen gratuito te permitirá tener una mejor idea de la tasa. Ofrecemos planes de pago flexibles que hacen el tratamiento de ortodoncia asequible, con pagos mensuales.

El primer paso es realizar una consulta para una evaluación inicial.

Si eres candidato para este tratamiento, tomaremos unos moldes de tus dientes, los cuales se digitalizan, obteniéndose así imágenes tridimensionales, virtuales de tus dientes y tu plan de tratamiento virtual.

Al aprobar tu plan de tratamiento virtual, se envían a hacer una serie de alineadores transparentes, hechos específicamente para tus dientes.

Cada par de alineadores se utiliza durante 2 semanas, quitándotelos sólo para comer, beber y cepillarte los dientes. Según vayas remplazando cada alineador por el siguiente de la serie, tus dientes se moverán, poco a poco, semana a semana, hasta que lleguen a la posición final de tus dientes.

Tendrás que visitarnos cada 6 semanas, para asegurarnos de que tu tratamiento este progresando adecuadamente. La media del tiempo total de tratamiento oscila entre 6 y 15 meses, y la media de alineadores que hay que llevar durante el tratamiento oscila entre 18 y 30, pero ambos datos varían en función del caso.

Algunas personas pueden sentir una pequeña molestia temporal durante los primeros días al inicio de cada nueva etapa del tratamiento, al ponerse un alineador nuevo. Esto es normal y se describe normalmente como una sensación de presión. Es la señal de que los alineadores están funcionando bien, moviendo tus dientes gradualmente y ayudándote a conseguir el resultado final deseado. Estas molestias suelen desaparecer en un par de días.

No. A diferencia de los brackets fijos con alambres y brackets, puedes comer lo que quieras mientras estás en tratamiento, puesto que te puede quitar los alineadores para comer y beber. Por otro lado, para mantener una higiene adecuada es importante que te cepilles los dientes y utilices hilo dental después de cada comida y antes de volver a ponerte los alineadores.

La duración total del tratamiento depende de la complejidad del caso y, en general, es equiparable al tiempo necesario con los brackets tradicionales. Normalmente, el tratamiento dura entre 9 y 18 meses. Cuando veamos su caso en Cínica Barrado podremos darte información más detallada.

El periodo entre citas es, por lo general, el mismo que en el caso de los brackets tradicionales, aunque las citas son más cortas. El hecho de tener que pasar menos tiempo en la silla del odontólogo u ortodoncista se explica por el hecho de que no es necesario hacer ajustes a los alambres y/o brackets. Lo normal es que los pacientes vayan a la consulta cada 4 ó 6 semanas para asegurarse de que el tratamiento progresa según lo planeado, así como para recibir los siguientes juegos de alineadores Invisalign.

Las obturaciones de amalgama (aleación de plata, cobre, estaño, zinc y mercurio) están en desuso y prácticamente erradicadas hoy en día tanto por estética como por una cuestión médica. Hay países en los que han sido prohibidas, ya que hoy en día disponemos de materiales más estéticos y biocompatibles.

Creemos en la conveniencia de ir eliminando estos metales de la boca ya que se ha demostrado la presencia de pequeñas dosis de mercurio en el organismo de los pacientes portadores de empastes de amalgama.

Evidentemente que sí. Es más, es muy recomendable ya que además de tener una mayor predisposición a padecer caries, las que ya estaban pueden hacerse más grandes. Pero sobre todo, hay que tener en cuenta lo que llamamos “GINGIVITIS GRAVIDICA”, inflamación generalizada de las encías que ocurre durante el embarazo debido a la producción de una hormona, la PROGESTERONA, por la placenta desde el inicio del embarazo hasta el octavo mes de gestación.

A una paciente embarazada le podemos poner anestesia local igual que a cualquier paciente. Lo único que evitamos es hacer tratamientos quirúrgicos no urgentes que se pueden posponer.

Es un tornillo de titanio (metal biocompatible que se integra en el hueso) similar a los que usan los traumatólogos, que insertamos en el maxilar para que haga las funciones de raíz de soporte para una pieza dental.

A diferencia de lo que puede pensar la gente, no es doloroso, ya que en el momento de la cirugía la máxima prioridad es tratar el hueso con mucha delicadeza para que no se caliente por encima de 37° por lo que no es una tratamiento agresivo.

Evidentemente hay un componente inflamatorio que aumenta en función del número de implantes que hagamos y de la complejidad de la cirugía, pero esta inflamación y dolor postoperatorio es fácilmente controlable con la medicación (antibióticos, antinflamatorios y analgésicos) que damos, así como con las recomendaciones que le damos al paciente (hielos en la zona, dieta blanda, dormir incorporado, no fumar etc.).

Sí. Cada vez más, si la anchura de hueso nos lo permite hacemos implantes transmucosos en lo que el tiempo de acto quirúrgico se reduce mucho y las molestias postoperatorias prácticamente desaparecen.

Sí, evidentemente seleccionando al paciente (buen estado general, buena calidad de hueso, no fumador…). En muchos casos en la misma sesión después de ponerle los implantes podemos hacer una “carga inmediata” lo que evita al paciente llevar incómodos aparatos provisionales removibles, asegurándole así un confort y comodidad muy diferente, aumentando su calidad de vida tanto estética cómo funcionalmente.

La cuantificación de caro o barato en odontología es muy subjetiva. Sí que es verdad que los tratamientos implantológicos comparados con una opción protésica tradicional son más costosos. Pero las ventajas estéticas, funcionales y médicas (evitar rebajar piezas naturales, preservación de hueso alveolar, potencia masticatoria, estética, pronóstico en el tiempo, volver a tener piezas fijas, …) sea posiblemente la mejor opción.

Sí. Con nuestro sistema CEREC CAD-CAM escaneamos la pieza dental, diseñamos la nueva pieza y a continuación la tallamos y la colocamos en su boca evitándole la toma de medidas ahorrándole entre 3 y 4 visitas que requiere un tratamiento convencional.

No. Incluso cuando hacemos cirugía de tejidos blandos no se requiere anestesia, no hay sangrado ni puntos de sutura y el post-operatorio es francamente benigno.