Dependiendo del tipo de paciente, y más si se trata de niños o pacientes con prótesis implanto-soportadas, les aconsejamos realizar una revisión cada seis meses.