El periodo entre citas es, por lo general, el mismo que en el caso de los brackets tradicionales, aunque las citas son más cortas. El hecho de tener que pasar menos tiempo en la silla del odontólogo u ortodoncista se explica por el hecho de que no es necesario hacer ajustes a los alambres y/o brackets. Lo normal es que los pacientes vayan a la consulta cada 4 ó 6 semanas para asegurarse de que el tratamiento progresa según lo planeado, así como para recibir los siguientes juegos de alineadores Invisalign.