Sí. Cada vez más, si la anchura de hueso nos lo permite hacemos implantes transmucosos en lo que el tiempo de acto quirúrgico se reduce mucho y las molestias postoperatorias prácticamente desaparecen.