La cuantificación de caro o barato en odontología es muy subjetiva. Sí que es verdad que los tratamientos implantológicos comparados con una opción protésica tradicional son más costosos. Pero las ventajas estéticas, funcionales y médicas (evitar rebajar piezas naturales, preservación de hueso alveolar, potencia masticatoria, estética, pronóstico en el tiempo, volver a tener piezas fijas, …) sea posiblemente la mejor opción.