Sí, evidentemente seleccionando al paciente (buen estado general, buena calidad de hueso, no fumador…). En muchos casos en la misma sesión después de ponerle los implantes podemos hacer una “carga inmediata” lo que evita al paciente llevar incómodos aparatos provisionales removibles, asegurándole así un confort y comodidad muy diferente, aumentando su calidad de vida tanto estética cómo funcionalmente.