Es un tornillo de titanio (metal biocompatible que se integra en el hueso) similar a los que usan los traumatólogos, que insertamos en el maxilar para que haga las funciones de raíz de soporte para una pieza dental.