No. Incluso cuando hacemos cirugía de tejidos blandos no se requiere anestesia, no hay sangrado ni puntos de sutura y el post-operatorio es francamente benigno.