Evidentemente que sí. Es más, es muy recomendable ya que además de tener una mayor predisposición a padecer caries, las que ya estaban pueden hacerse más grandes. Pero sobre todo, hay que tener en cuenta lo que llamamos “GINGIVITIS GRAVIDICA”, inflamación generalizada de las encías que ocurre durante el embarazo debido a la producción de una hormona, la PROGESTERONA, por la placenta desde el inicio del embarazo hasta el octavo mes de gestación.

A una paciente embarazada le podemos poner anestesia local igual que a cualquier paciente. Lo único que evitamos es hacer tratamientos quirúrgicos no urgentes que se pueden posponer.