A los cuatro años. Creemos que a esta edad ya podemos establecer con ellos una buena comunicación, y si hay alguna caries podemos trabajar en boca sin problemas.

Antes de esta edad es complicado y sólo si hay algún traumatismo, lamentablemente bastante frecuente, nos vemos obligados a actuar.

Una vez hecha esta primera visita, es conveniente verles periódicamente cada seis meses para controlar los cambios de dentición de leche a permanentes, la aparición de caries y los problemas ortodónticos que se presenten.